Argitasun Centro Psicoterapéutico

Curso de amor y humor

Curso de humor y amor para ser el niño que fuimos

Todos llevamos un niño interno o una parte infantil en nuestro interior. La metáfora del niño interno representa el niño que fuimos. Es el conjunto de actitudes, sentimientos, valores y recursos de cuando éramos pequeños. El niño interno simboliza todo el potencial que llevamos dentro, nuestra esencia más pura de ser, la manifestación de amor en la vida.

¿Qué significa para nosotros la figura del niño interno?

En el proceso de socialización, el niño aprende a reprimir emociones, y a adaptarse al medio integrando creencias que limitan su máxima expresión del sí mismo. Así, el niño real que todos fuimos alguna vez, desde sus limitaciones e incapacidades de resolver las experiencias que le causan malestar o que no entiende, se ve obligado a adquirir roles que no le pertenecen para adaptarse al medio como mejor solución posible en ese momento. En consecuencia, el niño puede representar roles como el niño padre, el niño salvador, el niño bueno, el niño enfermo, el niño fantasma, el niño que no crece, el niño problemático, el niño miedoso, quedando encarcelado el yo infantil auténtico y con el tiempo pudiendo incluso abandonarlo y rechazarlo. La intención positiva de recluir al niño interno la vemos como la forma que tiene el yo adulto de protegerse de esa herida emocional que tuvo en su niñez.

“Cuando recuperamos nuestra infancia el amor vence al miedo”. Tom Robbins

El rol adquirido en su día como protección y adaptación a una carencia emocional se convierte con el tiempo en una conducta inconsciente no adaptativa. Por ejemplo, el niño que aprendió en el pasado a recibir amor desde el rol del niño bueno, puede adquirir la creencia de “Tengo que ser bueno y contentar a todo el mundo para ser digno de amor” y tener conductas repetitivas como las de no poner límites en su entorno por miedo a que le abandonen o a que no le den ese amor.

Una manera de hacernos una idea del tipo de relación que tenemos con nuestro niño interno es observando cómo nos relacionamos con otros niños, hijos, primos, etc. El camino hacia nuestro niño interno empieza precisamente identificando conductas, sentimientos, emociones, síntomas y reacciones que repetimos de manera sistemática y que rechazamos de nosotros mismos.

Es, a partir de esa mirada a la parte de nosotros que no nos gusta o no queremos, ver donde se iniciará una comunicación entre el yo adulto y el yo niño herido hacia un proceso de transformación, crecimiento e integración.

La conexión con esta parte de nosotros puede ayudarnos también a darnos cuenta de quiénes fuimos ya que cuenta con los registros de las experiencias pasadas tanto placenteras como dolorosas haciendo que podamos crecer desde lo que somos y no desde nuestra careta o rol adquirido como protección.

Este taller nos servirá para sanar heridas del pasado desde una mirada amable. Desde la felicidad del niño y la conexión con la vida. Para lograrlo utilizaremos los recursos del amor, el humor, el juego, la aceptación y el reconocimiento hacia nuestro niño interno. Esto facilitará una integración mayor de partes de nosotros haciendo que crezcamos en nuestra potencialidad adquiriendo recursos para poder vivir más plenamente el presente y mirando con más motivación y serenidad el futuro.

“No se puede enseñar nada a una persona, sólo se le puede ayudar a descubrirlo en su interior”. Galileo Galilei

¿A quién va dirigido este curso?

  • A las personas que tengan interés en tener un autoconocimiento de sí mismos y cómo esa conciencia los puede ayudar a transformar limitaciones del presente en recursos para su día a día y hacia el futuro
  • A todas las personas que quieran sanar y conectar con los recursos del niño interno: la espontaneidad, la alegría, el humor, el amor
  • Así como a profesores, padres y profesionales de diferentes áreas de la salud
  • Y sobre todo a todas las personas que quieran jugar, reír y amar como un niño

Objetivos principales

  • Adquirirás habilidades que te permitirán dar a tu niño interno lo que necesita: humor, amor, libertad, confianza, seguridad
  • Viajarás al pasado para encontrarte con tu niño interno y poder conectar con sus recursos internos de curiosidad, risa, cariño, ternura, aventura, naturalidad, espontaneidad
  • Crearemos un ambiente de confianza, cohesión grupal, centración y acompañamiento donde puedas sentirte libre y no juzgado para fomentar la apertura
  • Experimentarás y adquirirás herramientas específicas que te ayudarán en tus objetivos personales
  • Descubrirás lo que te impide en el presente conectar con tu niño
  • Vivirás y disfrutarás en el aquí y ahora para que puedas sentir plenamente la experiencia

Metodología

  • Trabajaremos desde una actitud proactiva, participativa y vivencial para promover tu propia enseñanza desde tu propia experiencia
  • Desde una filosofía humanista sistémica, integrando técnicas y ejercicios de PNL, Gestalt, Bioenergética, Coaching, adaptados por nosotros
  • En el proceso también utilizaremos ejercicios de risoterapia, de abrazoterapia, de teatro, etc. para facilitar la conexión y expresión del mismo
  • Desde nuestra metodología de PsicoECOaching viajaremos al pasado para conectar en el presente con los recursos del niño interno. Y adquirirás herramientas para poder trasladarlo a diferentes áreas de tu vida hacia el futuro inmediato
  • Trabajaremos desde el reencuadre y la visión de que el punto de partida hacia la solución es mi propio limitación —la conducta no deseada—, tratar a mi parte como un amigo y no como un enemigo, como algo que me va a llevar a conocer lo más profundo de mi identidad
  • Saber que para poder transformar y madurar mi niño tengo que comunicarme con él
  • Sentir que esa conducta o rol no está en contra de mí, en algún momento fue positiva para mí y me ayudó, construyéndose dentro de los recursos que disponía en aquel momento
  • Darme cuenta de que no es algo de lo que tengo que deshacerme sino algo con lo que tengo que trabajar mano a mano como con un aliado
  • Saber que esa parta o rol adquirido tiene un propósito positivo que me hace apreciarla y, aunque no tenga un resultado apropiado en este momento, aprecio lo mucho y constante que trabaja para que así sea
  • Tener que darme cuenta de que esas partes también son partes de mí mismo y de que tengo que integrarlas y no destruirlas, transformándolas y guiándolas con nuevos recursos
  • En definitiva, sentir que mis limitaciones son el mejor intento por esas partes para alcanzar un modo profundo de ser en el mundo

Algunas frases para la reflexión

  • “La otra cara del miedo es el amor y es el amor quien sana al miedo”
  • “Algunas personas están demasiado cansadas para darte una sonrisa. Dales tú una de las tuyas, porque nadie la necesita tanto como aquellos que ya no tienen nada que dar”
  • “Una sonrisa es una línea curva que lo endereza todo”. Phyllis Diller
  • “Cuando aceptamos nuestros defectos en lugar de intentar defenderlos empezamos a reír y el mundo ríe con nosotros”. Jimmy Durante
  • “La capacidad de reír juntos es el amor”. Francoise Sagan
  • “Los niños se ríen con el cuerpo, los adultos con la mente”
  • “La esencia del niño tiene la capacidad de transformar las quejas, juicios y miedos en amor y en generosidad”
  • “La primera felicidad del niño es saber que es amado”
  • “Sólo cuando escucho la voz de mi niño que hay en mi interior puedo sentirme auténtica y creativa”. Alice Miller
  • “Cuando recuperamos nuestra infancia el amor vence al miedo”. Tom Robbins
  • “El viaje más largo es el que se hace hacia el interior de uno mismo”. Hammarskjold
  • “Nunca es tarde para tener una infancia feliz”
  • “No se puede enseñar nada a una persona, sólo se le puede ayudar a descubrirlo en su interior”. Galileo Galilei
  • “Nadie tiene dominio sobre el amor pero el amor domina todas las cosas”. Jean De La Fontaine
  • “He llegado al fin a lo que quería ser de mayor, un niño”. Joseph Heller
Organiza
Centro Piscoterapéutico Argitasun
Imparten
Gorka Sabin Martínez y Aitziber Urrutikoetxea
Más información
Contacta con nosotros
Formato
Cuatrimestral. De octubre a enero o de febrero a mayo
Lugar
Centro Psicoterapéutico Argitasun. Segundo Izpizua, 27 Oficina 1 Donostia / San Sebastián
Horario
Semanal de 19:30 a 21:30